Siempre hay una solución ante cualquier obstáculo

Cuentan que en la edad media, en un reino muy lejano, vivía un hombre virtuoso que fue injustamente acusado de haber cometido un asesinato. No existían evidencias claras en su contra, pero se encontró el jersey ensangrentado de la víctima en sus caballerizas y él no tenía coartada, pues pasó varias jornadas aislado en la montaña orando al señor.

          En realidad, el autor material era una persona muy influyente en el reino, y por eso desde el primer momento se buscó un “chivo expiatorio” para encubrir al verdadero culpable.

          El buen hombre fue llevado a juicio. En los momentos previos a entrar al Tribunal, un monje benedictino que sabía de su inocencia le advirtió de que había un complot contra él y que eran escasas las probabilidades de poder demostrar su inocencia. Por ello le recomendó que se pusiera en  manos de Dios, si quería tener alguna oportunidad de escapar de la horca.

          El juez, que también formaba parte de la intriga, una vez revisadas las pruebas y no teniendo el hombre bueno coartada que le exculpara, se disponía a dictar la condena, cuando de repente, de entre los asistentes, se adelantó el monje y dijo:

  • Señorías, en todo el Reino son conocidas las buenas obras de este hombre. El pueblo le quiere porque todo el que llama a su puerta obtiene ayuda y consejo. Oscuros son los caminos que le han llevado a estar aquí imputado. Por eso solicito que no manchemos de sangre virtuosa nuestras manos, y propongo que le condene o le salve nuestro Padre Redentor. Solicitamos un juicio de Dios.

El público asistente vitoreó la petición. El magistrado miró al Rey y dijo:

  • Así sea. Conociendo tu fama de hombre justo y devoto del Señor, vamos a dejar en sus manos este veredicto. Escribiré en 2 papeles las palabras “Culpable” e “inocente”, de manera que cada papel sólo tendrá una de ellas. Luego meteremos ambos en una bolsa pequeña de cuero, donde tú meterás la mano y escogerás un papel. Lo que diga este papel, será tu salvación o tu muerte. Y será la mano Divina la que decida tu destino.

En privado, el juez hizo los preparativos, y para asegurarse de que la elección favorecería sus malvadas intenciones, escribió en los dos la misma palabra: “Culpable”.

De vuelta a la sala del tribunal, y al objeto de no tener que mostrar lo escrito, le hizo varias preguntas al reo para desviar la atención de los asistentes.

  • ¿Crees en Dios nuestro señor?.  Sí, respondió el acusado.
  • ¿Crees en la justicia divina?.   Sí, la acato y la acepto.
  • ¿Tienes dudas sobre la validez de este juicio divino?.  No.
  • ¿Crees que los hombres pueden cambiar la decisión del Altísimo?.   No.
  • ¿Crees que Dios permitiría que se hiciera una injusticia?. No.
  • ¿Crees que la mano de los hombres pueden torcer la justicia de Dios?.  No.
  • Por tanto, nada podemos hacer este Tribunal para cambiar la decisión divina. Nuestras manos nada pueden hacer para cambiar la decisión del cielo, ¿no es así?.  Sí.
  • ¿Crees que lo que salga de esta bolsa es la voluntad de Dios?.   Tendré que aceptarlo como tal.

 

Siendo así, no nos demoremos por más tiempo, puesto que lo que Dios dispone en el cielo no lo podemos modificar los hombres en la Tierra. Dicho esto, metió los papeles en la bolsa y se la aproximó al encausado.coaching lleida

    

Éste cerró los ojos, reflexionó unos instantes, finalmente metió la mano, la mantuvo dentro rebuscando unos momentos,  y finalmente sacó un papel entre los dedos. Mirando al público dijo:Aquí está la voluntad divina, la mano del hombre no puede alterar el juicio divino, nada de lo que hagamos ya puede contradecir lo que el Altísimo ha decidido.

 

Llegado hasta aquí, te pregunto:

  • ¿Cómo crees que acabó la historia?.

 

Ponte en su lugar, supongo que ya te verías condenado a muerte. O, ¿crees que te hubieras salvado?, y de ser así, ¿qué hubieras hecho?.

 

Reflexiona unos minutos antes de seguir.

 

Cuando lo hayas hecho, pulsa  aquí  para ver cómo acaba la historia.

 

Me dedico a potenciar los resultados de las personas, equipos y empresas. Cómo: partiendo del poder de la mente y desarrollando todo tu potencial interno.
Consigo potenciar tus ventas y equipo comercial.
Soy coach profesional certificado por la International Coach Federation (ICF, nº de socio 20121083), con amplia experiencia en el desarrollo humano.
Realizo mi trabajo de forma muy práctica con resultados sostenibles. Más de 1.000 personas me avalan.

Para poder obtener información de la web utilizamos cookies propias. Si continua navegando consideraremos que acepta su utilización. Más información aquí

Per poder obtenir informació de la web utilitzem cookies pròpies. Si contínua navegant considerarem que accepta la seva utilització. Més informació aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies
coach a lleida

Si te sientes perdido,

tengo exactamente lo que necesitas

____________________

 

Vídeocurso 100% práctico con:

Las 4 herramientas que te permitiran impulsar tu vida

 

1. Descubre las herramientas paso a paso

2. Desarrolla tu plan de acción con ejercicios y plantillas

3. Aprovecha mi método práctico y eficaz 

¡Gracias por suscribirte! Revisa tu bandeja de entrada para confirmar la suscripción.